¿Con quién te gustaría compartir asiento en el avión?

Isidoro Merino

Asientos de avión

Viajar en avión es como la lotería: no sabes quién te tocará de compañero o compañera de asiento hasta que no lo tienes al lado. Y entonces ya es tarde para cambiar de sitio.

“Lleve siempre consigo un libro para protegerse de los extraños”  recomienda William Hurt en El turista accidental (1988), de Lawrence Kasdan, donde interpreta el papel de un escritor de guías de viaje para  hombres de negocios.  También existe la opción de elegir con quién te sientas.

Seat_Buddy_Air_Baltic_sin_marcoAir Baltic presentó ayer SeatBuddy, un servicio que permite a sus clientes sentarse junto a pasajeros con intereses comunes y la misma disposición de ánimo para el vuelo, bien sea pegar la hebra sobre fútbol, sumirse en un silencio monacal, establecer contactos de negocio o solo conocer gente. Para ello hay que  marcar un cuestionario en el momento de hacer la reserva, aunque  también permite cruzar datos con los perfiles de redes sociales como Linkedin, Twitter o Facebook. La información es recogida en una “base de datos segura”, sin revelar la identidad del pasajero o cualquier otro dato de carácter personal. Los primeros vuelos de prueba con “asiento inteligente” despegarán a finales de junio en 60 rutas por Europa y Oriente Próximo. Se trata de un servicio opcional y gratuito, aunque la compañía no descarta “explorar su potencial comercial en un futuro”, según declaró el responsable de ventas y Marketing de Air Baltic, Michael Grimme; es decir, que al final habrá que pagar.

La iniciativa no es nueva. El pasado mes de febrero, la holandesa KLM puso en marcha un programa denominado Meet & Seat, (Conocerse y Acomodarse), que permite a los pasajeros de sus vuelos intercontinentales subir detalles de sus perfiles de Facebook o Linkedin y usar los datos para elegir compañeros de asiento.

Y el año pasado, Malaysia Airlines presentó MH Buddy, una aplicación que permite dar con amigos de Facebook en el mismo vuelo o en el destino.  Otras aerolíneas, en cambio, optan por lo contrario: pagando un cargo extra, compañías como Air New Zealand, AirAsia o Vueling permiten a los pasajeros más huraños solicitar que los asientos contiguos se queden vacíos (siempre que queden plazas libres en el avión). Si el vuelo acaba llenándose, se rembolsa el cargo.

¿A quién te gustaría tener en el asiento de al lado en tu próximo vuelo? 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s