Juegos contra los mensajes basura

Hay alternativas al Captcha, el método para evitar el ‘spam’

Google utiliza su filtro ‘antispam’ para ayudar a digitalizar libros

Miguel Ángel Medina – Madrid9 JUL 2012

Es posible que en alguna ocasión haya leído un blog interesante y le haya apetecido dejar un comentario. Antes de publicarlo, descubre que hay un paso inesperado: enfrentarse a una serie de letras borrosas –o muy borrosas- que hay que descifrar y transcribir luego en un recuadro en blanco. Este proceso normalmente desagradable se llama Captcha (o Recaptcha), lo utilizan miles de páginas –desde Yahoo a Google– y sirve para evitar el molesto spam al comentar una página o crear un correo electrónico. Sin embargo, otros sistemas se proponen hacer de este procedimiento para diferenciar a humanos de robots algo más divertido o incluso práctico.

“Nosotros apostamos por los juegos para determinar la ‘humanidad’ de un sujeto”, explica Benjamin Blackmer, cofundador de ‘Are you a human?’. Su empresa, radicada en Michigan y creada hace un año, ofrece una alternativa a los habituales y aburridos textos distorsionados que hay que rellenar en muchas páginas. Por ejemplo, un recuadro con varias figuras moviéndose en el que se pide seleccionar los ingredientes para una pizza entre un zapato, una aceituna, un ancla y peperoni. Otro ejemplo: elegir dos pares de zapatos de un conjunto de cosas en las que hay también un bolso y un pintalabios. Son juegos algo naif y bastante simples, pero mucho menos tortuosos que el tradicional Captcha.

Blackmer cuenta que este método para evitar el spam, que denominan PlayThru (se podría traducir por ‘Pasa a través del juego’), surgió a raíz de la experiencia de otro cofundador de la marca, Tyler Paxton. “Un compañero suyo intentó comprar tiques para un concierto de Hannah Montana y no pudo hacerlo porque se acabaron en 6 minutos: el sistema Captcha no funcionó y un robot automático adquirió todas las entradas para revenderlas luego”. Por eso decidieron buscar una manera mejor –y menos aburrida- de mejorar este método. Su invento se puede utilizar de forma gratuita: hay que registrarse en la página http://areyouahuman.com/ y descargarse un complemento (plugin, en inglés) que luego se puede insertar en casi cualquier sitio de Internet. En algunas plataformas de blogs, es necesario tener la bitácora alojada en un servidor propio para poder hacerlo. Más adelante, esperan conseguir financiación ofreciendo a los anunciantes insertar publicidad en los juegos antispam.

Ejemplo de un ‘captcha’ de Google

No es de extrañar que haya quien busque alternativas al Captcha, un proceso que su propio creador, el guatemalteco Luis Von Ahn, considera “odioso” y que, según sus cálculos, cada día se repite unos 200 millones veces, cada una de las cuales dura unos 10 segundos. Google adquirió su empresa y su invento, pero Von Ahn no quiso conformarse con que todos esos segundos fueran tiempo perdido. Por eso, ideó un procedimiento para que cada vez que una persona rellena uno de estos formularios ayude al buscador a digitalizar libros. El filtro consta de dos palabras borrosas, una de las cuales procede de un ejemplar que se está tratando de convertir en digital y que no ha podido ser leída por un ordenador. Al identificarla varios usuarios, Google la aprende.

Mientras, otros sistemas pretenden alejarse de las palabras borrosas y buscar modelos diferentes al estilo de ‘Are you a human’. Por ejemplo, Microsoft Asirra, que determina si un internauta es humano –es decir, que no es un robot automático- haciéndole elegir entre varias imágenes de mascotas: solo quienes elijan a los perros y los gatos podrán acceder a la página o poner un comentario. Un proceso similar lo utiliza Facebook cuando sospecha que se ha suplantado una cuenta: la red social ofrece varias fotografías de contactos –que previamente han sido etiquetados- y pide al usuario que identifique su nombre, algo imposible para un ordenador.

La amalgama de ideas que buscan hacer de este filtro algo mejor que unas letras ilegibles incluye además captchas que piden a los internautas completar una operación matemática sencilla para comprobar su humanidad, como Php-help. Otras te proponen responder preguntas de un trivial, identificar las partes de un objeto en tres dimensiones o incluso responder a un crucigrama. Si estas propuestas se extienden, tal vez en el futuro evitar a los molestos robots no sea un proceso tan tortuoso.

Anuncios

Los portales de descuento han hecho que los hábitos de consumo se hagan de otro modo

El portal de descuento Groupalia, uno de los líderes del sector en el Estado, es el caso típico de una iniciativa de emprendedores apoyada por sociedades de capital riesgo. En dos años, factura 130 millones de euros, tiene 300.000 visitas diarias y una plantilla de 300 personas

carlos etxeberri – Lunes, 18 de Junio de 2012

¿El nacimiento de estos portales de descuento tendrá mucho que ver con la crisis?

En su inicio sí. Estos portales nacieron a finales de 2009 y principios de 2010. En concreto, Groupalia comenzó su actividad en mayo de 2010. Si es verdad que la coyuntura económica en el momento del arranque hizo que mucha gente por necesidad buscara descuentos y, sobre todo, los más vinculados al mundo del ocio y entretenimiento, que es donde nos centramos en el primer momento para que el modelo funcionara bien y enganchara. Nuestra opinión es que ahora los hábitos de consumo de lo que es ocio se hacen de otro modo. Por mucho que la situación mejore esta forma de comprar permanecerá.

¿Se trata de incentivar el consumo en un momento de contracción como el que vivimos?

Es un incentivo al consumo junto con un tráfico de clientela a los puntos de venta y a los establecimientos que por la coyuntura económica tienen una falta de demanda y de nuevos consumidores. Somos como un escaparate puesto en Internet, donde cada día ofrecemos productos de ocio, restaurantes, cines, teatros, belleza, etc. con unos descuentos entre el 50% y 90%. Nuestros colaboradores, es decir, nuestros restaurantes y establecimientos, tienen un punto de visibilidad y de darse a conocer a través de un portal que, a día de hoy, tiene en España unas 300.000 visitas diarias.

¿Esta formula del descuento no puede devaluar al establecimiento o el producto objeto de oferta?

Es uno de los argumentos que más exponen nuestros colaboradores, es decir, la posibilidad de que la marca se pueda infravalorar al ofrecer un descuento tan alto. La respuesta es muy sencilla. Lo que hacemos es acotar mucho el tiempo en el que se está ofreciendo ese descuento. Normalmente son ofertas y promociones que duran entre 24 y 48 horas. En un momento valle de un hotel o un restaurante que necesita nuevos clientes esas 24 o 48 horas les sirven para obtener unos 400 0 500 clientes nuevos a través de Groupalia. Luego durante los dos o tres meses irán al establecimiento a redimir el servicio que han comprado. Esa es una oportunidad de oro para nuestros colaboradores para poder captar nuevos clientes y fidelizarlos.

¿Qué grado de fidelización de clientes se consigue con esta fórmula?

En cuanto a la captación de tráfico se refiere, es muy masiva. Realmente hace dos años no había portales de Internet que generasen tanto tráfico y tanta captación de clientes en un momento concreto en el tiempo. El grado de fidelización puede ser en torno a un 25 y 30% No está mal. Otro dato interesante es que entre el 65 y 70% de los clientes no conocía con anterioridad el establecimiento, lo que es positivo porque se está dando a conocer, al margen de la visibilidad que le damos en la página web donde se está viendo, aunque no se acabe comprando.

¿Estos portales no son una mezcla de marketing y consumo?

Es una plataforma de marketing y de darse a conocer. De hecho, una de las ventajas es que no tiene ningún coste fijo. Anunciar un restaurante o un servicio no tiene ningún coste. El momento de la compra por parte de los usuarios hay una pequeña comisión que se queda Groupalia por servicio.

Aparte de esas 300.000 personas que entran diariamente en el portal, ¿Groupalia tiene una red de usuarios?

Tenemos una red de 3,5 millones de personas que se suscriben y que reciben nuestros correos y ofertas.

Sorprende que una empresa punto com con tan sólo dos años de vida tenga ya una plantilla de 300 personas.

Es un proyecto que en dos años ha generado un empleo de 300 personas en dos países. España e Italia. En concreto, en las sedes de Barcelona y Milán, y en las oficinas de Madrid y Roma. En el momento en que arrancamos éramos tres o cuatro personas. A medida que fuimos desarrollando el proyecto nos dio la oportunidad, gracias a la financiación de los accionistas de la compañía, de poder incrementar no solo el equipo, sino escalar el negocio que es lo que, por otro lado, nos hacía ser capaces para poder trabajar.

¿Qué volumen de ventas genera Groupalia?

El primer ejercicio entero de Groupalia que fue el del año 2011 tuvimos una facturación bruta de 130 millones de euros, que es lo que nos da la posición de nuestra cuota de mercado en la que estamos.

Entre restauración y ocio, servicios y productos, ¿qué es lo que más demandan los usuarios?

El hecho de que nos hayamos metido en todos estos sectores fue que nos dimos cuenta de que teníamos un portal en el que la gente no solo accedía, sino que veía de forma fácil e intuitiva la información que se estaba plasmando en la página. Por lo tanto decidía de forma muy rápida, en menos de dos minutos, si compraba o no. Nuestra columna vertebral es el ocio, restauración, belleza y actividades y deportes de aventura. Queremos ser fuertes en la parte de servicios. Tenemos viajes como productos, pero no como elemento central. Tenemos una página web en la que la gente en menos de dos minutos decide si compra o no. Todo lo que vendemos tiene que ser muy sencillo de entender.

¿Existe la posibilidad de ofertar otros servicios o productos?

Hemos llegado a vender coches ¡y se compran! En dos ocasiones hemos hecho pruebas y hemos vendido modelos de Audi A-1 y Wolksvagen Golf que han sido comprados en dos días. ¿Hacía dónde iremos? No lo sé. Lo que sí tenemos claro es que queremos consolidar la parte de servicios, que es la columna vertebral del portal, pero hacemos pruebas piloto porque tenemos claro que la página tiene muchas visitas y mucho impacto.

¿Están teniendo propuestas de empresas que quieren estar presentes en el portal?

Al principio, era un modelo que no se conocía. Ahora sí podemos decir que el 60% del trabajo nos llega a través de la gente que nos quiere contactar. A veces tenemos que rechazar ofertas porque el portal no da para más. Queremos poder dar servicios y colaborar con empresas de calidad para conseguir que los usuarios cuando vayan con el cupón de Groupalia les traten bien y les den el mejor servicio. A pesar de que es muy difícil controlar a 12.000 colaboradores, nosotros tenemos nuestros procesos de calidad para controlar cada día nuestras ofertas.