Samsung va ahora a por la música de Apple

Tras destronarle como mayor vendedor de ‘smartphones’, estrena Music Hub, la alternativa a iTunes

 
Javier Martín – Barcelona 29 MAY 2012
 

Galaxy III no llega solo. Con él se estrena Music Hub, el servicio musical de Samsung para acabar con el dominio de iTunes en el mundo de la música digital. Otro frente de batalla abierto entre la firma coreana, líder mundial de teléfonos y televisores inteligentes, y Apple, líder mundial de tabletas y de ventas musicales por Internet.

Lejos queda la guerra Microsoft contra Apple, o viceversa; más cerca la competencia de Google con Apple, pero ahora quien pone zancadillas, en los tribunales, o en los escaparates, es Samsung. Hoy martes, coincidiendo con el lanzamiento mundial de su Galaxy III, estrenó Music Hub, un servicio  para competir directamente con iTunes.

La competencia no es solo de móviles. Se extiende a más campos. No hay fronteras ya entre las empresas de software y las de hardware, todas quieren hacer de todo. No hay líneas divisorias de negocios, ni respeto al mercado del otro. La aspiración es: uno para todo. Si Apple desde sus inicios lo hacía (el ordenador iba con su propio sistema operativo) ahora a esa idea -que tuvo su época de fracaso absoluto- se han añadido otros. Es lo que se ha dado en llamar el ecosistema. Google lo tiene bastante extendido, a Microsoft le faltan aparatos, a Sony le falta Internet, y ahora es Samsung otro aspirante a que su cliente no necesite otra cosa que aparatos y aplicaciones de su marca.

Music Hub pretende disputarle a iTunes, y a servicios como Spotify o Last.fm, el mercado musical. De momento el servicio solo es para los propietarios de un Galaxy III de Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y España, países en donde hoy martes se ha puesto a la venta el móvil. El servicio tiene versión gratuita y otra premium. La gratuita, realmente solo sirve para escuchar 30 segundos de canción. La Premium costará 9,99 euros mensuales y a cambio el abonado podrá almacenar sus contenidos (hasta 100 gigas), a los que accederá desde cualquiera de sus aparatos o desde un navegador, y tendrá un acceso ilimitado al catálogo de 7Digital.

A diferencia de iTunes, al servicio de Samsung se puede acceder también desde un navegador. Si iTunes le lleva muchos años de experiencia y muchos millones de usuarios, sin embargo Samsung cuenta con la ventaja de su liderazgo mundial en televisores planos e inteligentes, así como en otros aparatos del hogar, desde frigoríficos a altavoces, electrodomésticos desde los que en el futuro se podría reproducir Music Hub. La batalla ha saltado de la oficina al hogar.

Aunque de momento Music Hub es solo para los móviles Galaxy III, nace con un fondo de 19 millones de canciones (iTunes, 20 millones). Y si iTunes necesita del servicio Match para colocar tu música en la nube por unos 20 euros al año, eso lo hará de origen Music Hub automáticamente. Al estilo Spotify (17 millones de canciones) y otros, ofrecerá recomendaciones de gente con un perfil similar, las recogidas de emisoras de radio o las propias de Music Hub ligadas a la actualidad.

La desventaja respecto a iTunes es enorme, pero Samsung también cuenta con una clientela fiel tanto en móviles como en televisores que podrían extender rápidamente su servicio. Y, según ha anunciado el vicepresidente de Samsung TJ Kang, Music Hub se podrá descargar en iPhones, iPod, iPad y otros aparatos de Apple. De momento se puede descargar en ordenadores Mac.

La OCU denuncia a Apple por acortar ilegalmente la garantía de sus productos

La firma tecnológica solo ofrece un año de cobertura en lugar de dos para vender su servicio Applecare por hasta 179 euros

 

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha denunciado a Apple ante la Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid por ofrecer para sus productos una garantía de tan solo un año, cuando en realidad la ley —tanto la española como la comunitaria— obliga al vendedor a responder de los defectos de los productos durante dos años desde la fecha de compra.

La organización de consumidores alerta de que detrás de esta violación de la normativa está un interés mercantil de Apple para que los compradores de sus productos contraten AppleCare Protección Plan, una “extensión de la garantía” que supone un engaño y un perjuicio económico para el consumidor, “puesto que tiene que pagar un precio por un servicio de reparación al que ya tiene derecho de forma gratuita según la legislación española”.

En efecto, Apple ofrece para sus productos un soporte técnico telefónico gratuito durante 90 días a partir de la fecha de compra y “una garantía limitada” o “cobertura de reparaciones” de un año. Con el plan de protección se extiende el soporte y la garantía de reparaciones hasta dos años a partir de la fecha de compra por un precio adicional que va desde los 40 euros para un iPod nano, 70 euros para el iPhone, 79 para el iPad o 179 para el iMac.

La OCU no ha sido la única organización de consumidores que ha presentado este tipo de denuncia. Otras diez organizaciones de consumidores europeas han denunciado también a Apple por infracción de la legislación. De hecho, en diciembre de 2001, Apple fue multada en Italia por la autoridad de competencia con 900.000 euros por una práctica comercial desleal.

La organización española y las europeas (de Italia, Bélgica, Portugal, Luxemburgo, Alemania, Holanda, Polonia, Eslovenia, Dinamarca y Grecia) que forman parte de la Organización Europea de Consumidores (BEUC), han denunciado que existe una clara política comercial por parte de Apple y sus distribuidores de informar a los consumidores de que sus productos solo están cubiertos por un año de garantía, y de que cualquier garantía posterior debe contratarse aparte.

A juicio de la OCU, Apple ofrece una información engañosa, o que puede inducir a error a los consumidores, acerca de las garantías que cubren sus productos, omitiendo además la mención de que, aparte de las coberturas adicionales que pueden contratarse con Apple, los productos están cubiertos por las garantías que establece la ley durante los dos años posteriores a su fecha de compra.