El comercio electrónico, contra Google

FairSearch acusa al buscador de abusar de su posición dominante

 
Javier Martín -Barcelona 8 JUN 2012
 

Google es una amenaza para el futuro de Internet. Así lo cree FairSearch, una organización de 17 empresas dedicadas principalmente al comercio electrónico, que denuncia prácticas abusivas del buscador.

 “La verdad sobre Google”. El sitio FairSearch (Búsqueda justa) anunciaba: “Existe un enorme conflicto de intereses en la base del modelo de negocio de Google, un conflicto que Google ha explotado desde sus inicios”.

Detrás del anunciante no se esconde que están Microsoft, Expedia, Tripadvisor, Kayak y una decena más de empresas de comercio electrónico. Su iniciativa coincide con la investigación de la Comisión Europea sobre posibles prácticas de abuso de su posición dominante por parte del popular buscador.

“Google está usando su enorme poder en búsqueda y publicidad asociada a las búsquedas para mantener y ampliar su dominio a expensas de la competencia y de los consumidores”, explica en la página web FairSearch.

Recientemente, Joaquín Almunia, comisario europeo para la Competencia, dio unas semanas a Google para que rectificara cuatro prácticas que chocan con la libre competencia. Las cuatro coinciden con las quejas de FairSearch: abuso en las búsquedas verticales, la copia de material de sus competidores sin su permiso, las relaciones con sus socios para frenar a terceros y las restricciones para que las empresas que se anuncian en Adwords (de Google) se puedan incorporar en otras plataformas.

Según un portavoz de Google, las condiciones no son difíciles de cumplir y los abogados de la empresa están colaborando con la Comisión Europea.

El conflicto no es baladí. Los 475 millones de internautas europeos generan 159.000 millones de euros en el comercio electrónico. Ese comercio aparece en las búsquedas realizadas en Internet, pero el 88% de los clics van a los tres primeros resultados (ninguno a partir de la tercera página), por lo que cualquier variación en las listas de búsqueda provoca perjuicios o beneficios a las empresas dedicadas al comercio electrónico.

A FairSearch le preocupa especialmente la entrada de Google, en principio un buscador generalista (horizontal), en el negocio de los buscadores especializados (verticales), como los que se dedican al rastreo de vuelos o de hoteles (Expedia o Kayak).

El buscador posee el 94% del mercado en Europa, el 91% del mundo y el 98%, gracias al gratuito sistema Android, desde el móvil, que en dos años generará más conexiones a Internet que el ordenador. Con ese dominio, Google puede poner los precios que quiera en los anuncios por palabras. No tiene competencia (Apple está fracasando con su sistema para móviles). El pasado año, Google ingresó por este concepto 27.500 millones de euros.

Aparte de prácticas legítimas como la compra de empresas de la competencia, FairSearch acusa a Google de impedir que un cliente de su sistema publicitario Adwords pueda enviar sus datos a otras plataformas publicitarias y también de poner límites a los anunciantes para conseguir su exclusividad.

“Es necesaria una supervisión continua”, resume FairSearch en la denuncia, tras realizar una cronología de las diversas investigaciones abiertas contra el buscador, de Corea del Sur a Europa pasando por Estados Unidos. “Las autoridades mundiales deben asegurarse de que Google se rija por las leyes antimonopolio vigentes con el fin de proteger la innovación, el desarrollo económico y a los consumidores”.

Anuncios

Bruselas exige a Google que cambie en “semanas” su política de publicidad

La Comisión Europea pone en duda cuatro prácticas habituales del buscador

Almunia anuncia que están investigando el sistema operativo Android 

Claudi Pérez / Agencias – Bruselas 21 MAY 2012
 

El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, ha identificado esta mañana cuatro prácticas habituales de Google que incumplen las leyes de la libre competencia europeas y les ha exigido que las cambie en “unas semanas”. Además, también ha anunciado que Bruselas, que lleva desde 2010 detrás del buscador, está investigando el sistema operativo Android, propiedad de Google. Si la compañía accede y realiza las modificaciones que reclama la Comisión, evitará la apertura de un proceso que podría concluir en una sanción multimillonaria.

En concreto, el responsable comunitario ha acusado a la compañía de abuso de posición dominante al emplear sus propios servicios verticales de forma preferencial, en detrimento de los de sus competidores. En segundo lugar, la CE desaprueba la manera en que Google copia material original de las páginas web de sus competidores, como por ejemplo opiniones de los usuarios de hoteles o restaurantes, y lo utiliza en su propia página web sin permiso previo, aprovechando los beneficios que eso conlleva.

Bruselas, también pone en duda los acuerdos entre Google y sus socios en páginas donde despliega publicidad relacionada con las búsquedas, que dan lugar a una “exclusividad de facto” al gigante estadoundense y cierra posibilidades a competidores que también ofrecen servicios de publicidad.

Por último, la CE cree que Google impone restricciones a la portabilidad de las campañas de publicidad relacionadas con las búsquedas en línea, desde su plataforma AdWords a otras plataformas de competidores.

“Espero que Google aproveche la oportunidad para resolver rápidamente nuestras preocupaciones”, ha añadido el comisario, que la semana pasada habló con el presidente de la empresa estadounidense, Eric Schmidt. Ahora le toca a Google corregir las prácticas señaladas esta mañana por Almunia. A partir de su respuesta, el Ejecutivo comunitario puede aceptarlas o no. En este último caso, Bruselas enviará al buscador un pliego de cargos con las acusaciones formales y avanzará hacia la imposición de la multa por abuso de posición dominante.