Microsoft lanza su red social: So.cl

Su mezcla de búsqueda y redistribución de contenidos multimedia hace recordar a Google+ más que a Facebook

 
Javier Martín – Barcelona 21 MAY 2012

Si quieres ser alguien hay que tener un móvil, una tableta…y una red social. Nadie tiene todo eso, pero todos aspiran a ello, con más o menos fracasos. Este fin de semana Microsoft lanzó la red social So.cl. (angloparlantes, pronúnciese social). Su apariencia y funcionamiento se asemeja más a la de Google G+ que a Facebook. Y su destino, en principio, va más buscando a los estudiantes, tal como hizo Zuckerberg.

Aunque en fase beta, ya se puede utilizar, dándose de alta desde Windows e, incluso, desde Facebook (no en balde Microsoft tiene acuerdos con la suprema Red de Redes). Su funcionamiento es mucho más visual, con búsqueda de vídeos y chateo por videoconferencias, en un intento de captar al sector estudiantil, que son los que han estado probando secretamente esta red en el último año, entre ellos alumnos de universidades de Washington, Syracusa y Nueva York. Sin embargo, Microsoft anima a cualquier persona a participar en la comunidad de pruebas FUSE Lab.

El alta en So.cl es inmediata desde Facebook sin más preámbulo que estar “agree” (de momento, todo en inglés) a sus términos y condiciones de uso y de privacidad. So.cl propone una serie de temas de interés donde darse de alta (música, cine, deporte, tecnología…) y la barra de búsquedas (a través de Bing). El post muy fácilmente cualquier tipo de contenido, ya sean fotos o vídeos, y se puede publicar en el ámbito privado (para tus seguidores) o en público. No hay discriminación, como ocurre en G+ entre distintos círculos (familia, amigos, profesionales…). 

Con esta nueva iniciativa en Internet, Microsoft trata de recuperar terreno en un espacio donde nunca estuvo en la vanguardia, y donde cada trimestre pierde cientos de millones de dólares por culpa del buscador Bing. Tampoco lo está en la movilidad. Son dos sectores claves hoy en día para cualquier empresa tecnológica. Apple, ciertamente, no tiene red social de éxito (ha tenido tímidos intentos que ha marginado con la misma discreción con los que empezó), pero se introdujo  a tiempo en la movilidad con iPod, iPhone y las tabletas.

Google, prácticamente un monopolio en las búsquedas en Internet, ha fracasado en varias intentos de redes sociales (Buzzz…) y ahora pone todos sus esfuerzos en G+; en cambio sí supo entrar a tiempo en la movilidad por la vía del sistema operativo abierto para todos los fabricantes de móviles. Con Android frenó el auge de Apple y destrozó a Nokia.

En el caso de Microsoft, débil en ambos campos, intenta por todos los medios (poniendo dinero, principalmente) triunfar en la telefonía móvil para lo cual, tras varios fracasos,acordó con Nokia que su móviles irían con sistema operativo Microsoft. El acuerdo, que ha cumplido un año de vida, está por ver si hará resurgir a ambas compañías o las hundirá más en este terreno.

Anuncios

SocialBro, para saberlo todo de los tuiteros

Tres ingenieros de Córdoba crean una aplicación para conocer al detalle el tipo de tráfico que tiene cada cual en en la red social

 
 

Para conocer quiénes son nuestros seguidores, a quiénes seguimos, dónde están, qué influencia tienen, a qué hora tuitean y muchas cosas más, ha nacido la aplicación SocialBro.

Manejar la red social puede parecer fácil cuando uno tiene unos cientos, incluso unos miles de seguidores. Pero cuando es una gran compañía, como McDonald’s o Zara, con millones de tuiteros pendientes, la cosa se complica. Sobre todo si lo que quiere la empresa es saber, de un solo pantallazo, con gráficas pormenorizadas y todo tipo de estadísticas, dónde se encuentran las personas interesadas en ellos, qué es lo que más les atrae o a qué hora están más receptivos para recibir mensajes. Para todo eso sirve SocialBro, una aplicación que se centra no en los contenidos de Twitter, sino en las personas y entidades que generan ese flujo.

SocialBro es obra de tres ingenieros radicados en Córdoba, pero a punto de instalar su oficina en Londres: los españoles Javier Burón, Luis Pablo Pardo y el cubano Alfredo Artiles. El software nació, en un principio, como una herramienta propia para gestionar otro programa que los tres emprendedores habían lanzado para Twitter poco antes y que gozó de un éxito inmediato, Followfriday. “No sabíamos gestionar la cantidad de gente que utilizaba aquella aplicación y nos dimos cuenta de que no había ninguna forma en Twitter de conocer, de forma rápida y sencilla quién te seguía y por qué”, explica Pardo, ingeniero de Caminos de 32 años y con una MBA del Instituto de Empresas.

Followfriday era, hasta la fecha, el producto estrella de Equipo 24, la empresa fundada por los tres socios hace cuatro años con el fin de hacer proyectos innovadores orientados a las redes sociales. “En total realizamos dos programas para Facebook y otros seis para Twitter. SocialBro es nuestro octavo proyecto y ha crecido tanto que ahora nos centramos en él”, señala Burón, de 29 años, ingeniero informático por la Universidad de Córdoba y profesor asociado de la misma. Para desarrollar el software de análisis, gestión y búsqueda de Twitter, los tres amigos invirtieron 250.000 euros, obtenidos de los beneficios de Equipo 24 y su propio bolsillo. No han recibido ayudas.

Toda la actividad se disecciona en gráficos, detallando las zonas horarias en que se encuentran, el idioma en el que escriben, si sus cuentas están o no verificadas, si sus perfiles son públicos o privados…

El éxito ha sido inmediato. Y los primeros beneficiados de esta potente arma de la red social han sido los propios cofundadores de SocialBro. En nueve meses han logrado 80.000 usuarios repartidos en 79 países. A ellos les ofrecen gestión personalizada en tres idiomas, inglés, español y portugués. Entre sus clientes vip aparecen grandes marcas con millones de seguidores en sus cuentas de Twitter: la CBS, Volkswagen, Google, Samsung, Amnistía Internacional o Greenpeace.

El programa está preparado para su descarga con Chrome, pero también existe una versión para el escritorio del ordenador. La aplicación es gratuita por el momento, pero en el futuro habrá diversas modalidades de pago, manteniéndose siempre la versión de libre acceso.

El programa obtiene información precisa sobre la comunidad (a quién sigues y quién te sigue) mediante el uso de los diferentes criterios de búsqueda. Eso ayuda a conocer exactamente cómo es tu comunidad y sus intereses. SocialBro organiza a los seguidores y seguidos en listas a partir de los resultados de las búsquedas en el propio programa y actualiza las listas ya existentes con los nuevos miembros. También puede descubrir quiénes son tus nuevos seguidores y devuelve el follow (seguirles tú) fácilmente.

En cuanto al uso analítico de Twitter, SocialBro ve la evolución de tu comunidad, tanto de seguidores, como de seguidos y sus tuits. Todos ellos aparecen en un mapa del mundo, ubicados en función de la información que aportan en su perfil. Toda la actividad de la comunidad se disecciona en gráficos, detallando las zonas horarias en que se encuentran, el idioma en el que escriben, si sus cuentas están o no verificadas, si sus perfiles son públicos o privados, si su avatar es personalizado o aparece por defecto (lo que podría indicar que es un spam), cuántos tiene cuenta URL, el número de seguidores y de seguidos, sus ratios, el tiempo que se lleva en Twitter, el número de tuits que se envían por día y la fecha del último de ellos. SocialBro permite saber cuál es la mejor hora para twittear y sacar así el máximo provecho a cada envío.

Ahora se van a Londres. “Nuestro mercado, empresarial y publicitario, se concentra allí, al igual que a medio plazo tendremos que irnos a los Estados Unidos”, concluye Pardo.